Electrólisis salina cómo limpiar una célula - BEHQ S.L.

Electrólisis salina cómo limpiar una célula

 

Limpiar una célula de una electrólisis salina se entiende como eliminar los depósitos e incrustaciones

que se han producido en la misma, y de este modo, volver a un estado en el que el rendimiento del equipo sea óptimo.

Las células de los equipos de cloración salina, debido a su campo eléctrico para la producción de ácido hipocloroso (HClO) a partir del cloruro sódico (NaCl) que hay en el agua disponible, atraen diferentes especies químicas como reacciones paralelas, formando en las placas incrustaciones y electrodeposiciones que reducen el área útil de la misma. Esto se traduce en lecturas erróneas de, por ejemplo, conductividad, y por tanto, de sal disponible en el agua, aprarte de no producir desinfectante. La presencia de sulfatos, metales como cobre, aluminio (por el uso inapropiado de químicos que no han sido formulados para equipos de electrólisis) incrementan este fenómeno, deteriorando prematuramente la célula, llegando incluso a arruinarla. Pensemos que estos depósitos reducen la superficie útil de la misma, forzando al equipo a trabajar a voltajes y amperajes que no son adecuados. Si nuestro equipo no está dotado convenientemente de sistemas que sean capaces de adecuar la energía enviada a las placas según superficie disponible, temperatura… estaremos acortando drásticamente la vida útil de la instalación.

celula electrolisis salina

Pero tan importante es el uso de productos aptos para electrólisis salina, para evitar problemas, como el uso de productos específicos para su mantenimiento. Así pues, no vale cualquier ácido y de cualquier concentración para realizar de forma ideal el control del pH, tanto desde el punto de vista de los equipos como del balance químico del agua. Y por descontado, que los productos que se utilizan para el mantenimiento específico de las células, deberían limpiar y eliminar estas incrustaciones, pero de forma segura y sin dañarlos. El uso, por ejemplo, de ácido clorhídrico, o sulfúrico sin más, para limpiar las placas de las electrólisis, las daña irreversiblemente. Vemos en ocasiones como el usuario, detectadas estas incrustaciones, sumerge la célula en el mismo ácido que tiene para el equipo de control de pH, o lo rocía con salfumant (HCl al 20%). Las superficies de las placas son de metales especiales (titanio, rubidio….) y se ven atacadas por estos ácidos de forma corrosiva. No todos los limpiadores actúan igual.

celula equipo sal

El procedimiento adecuado es,

una vez desmontada la célula, sumergirla y dejar actuar un tiempo en el limpiador. En las fotos adjuntas se utilizó el limpiador PM-142 Celnet. Se trata, además, de una instalación con dos equipos iguales, en dos piscinas similare, igual agua de llenado y con la misma puesta en marcha. Casualmente se probó otro limpiador de células de la competencia, para evaluar diferencias, uno en cada célula. En ambos casos, se tapona la parte inferior de esta célula, y se inunda totalmente en limpiador. En unos segundos, emerge una espuma densa, blanca, que arrastra no sólo la cal y depósitos, sino también materias grasas que se habían pegado en la misma. Se deja actuar unos 10 minutos, se vacía y se vuelve a llenar, dejando otros 10 min. Curiosamente, la velocidad de salida de espuma y consistencia de la misma y color no es igual en ambos limpiadores. Repetida la operación, se enjuaga la célula tratada con PM-142 Celnet con agua limpia y se evalúa. Queda en la misma algún resto puntual, y utilizando una brida de plástico para no rallar la superficie de las placas, se retira y vuelve a enjuagar. La célula en la que se usó el producto de la competencia, a la vista de los resultados, se volvío a limpiar con PM-142 Celnet, y en esa ocasión sí quedó limpia.
Como curiosidad, dado que el equipo disponía de sondas de pH y ORP, se utilizó una disolución de PM-412 Celnet, diluido en agua destilada al 10%, para la limpieza de las mismas.

limpiador celulas electrolisis salina celnet

Montadas las células en las electrólisis de nuevo, se comprueba como el amperaje y voltaje son correctos, y la producción de cloro se restablece según a lo esperado.

El coste de un limpiador específico, de alto rendimiento y contrastada efectivida como el PM-142 Celnet no compensa con el riesgo de dañar una célula de electrólisis como estas, valoradas cada una en más de 700 €.

 

 

Artículos relacionados

Los comentarios están cerrados.